• image
  • image
  • image


locatorbtn

 btnEmbarazada1btnMap1btnAborto1btnPostAborto1
 email1chat1

¿Estás considerando un aborto?: Explora todas tus opciones

Option Line está disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana para conversar acerca de tus opciones, escuchar tus inquietudes y responder a tus preguntas. Llama, envía un correo electrónico o mensaje instantáneo para compartir lo que piensas, lo que sientes y tus inquietudes acerca de lo que estás atravesando. Las siguientes son tus opciones:

Aborto
Crianza
Adopción

Procedimientos de Aborto y Riesgos
Puede parecer que el aborto pondrá fin a la situación que estás atravesando y te permitirá seguir con tu vida normal. No es tan simple. El aborto no es un simple procedimiento médico. Para muchas mujeres, es un evento que les cambia la vida y trae consecuencias físicas, emocionales y espirituales de importancia. La mayoría de las mujeres que luchan con abortos pasados dicen desear que alguien les hubiese dado información completa sobre el aborto y sus riesgos.

Procedimientos de Aborto
Aborto por succión durante el primer trimestre entre 4 y 13 semanas después del último período menstrual.
Este aborto quirúrgico se realiza durante el primer trimestre. Dependiendo del costo y del proveedor, se ofrecen varios niveles de control del dolor que van desde una anestesia local a una anestesia general y total. Para los embarazos en sus primeras etapas (4 a 7 semanas desde la última menstruación), generalmente se administra anestesia local. Luego se inserta un tubo largo y delgado en el útero. Al tubo se le sujeta una jeringa grande y se succiona el embrión.

Hacia fines del primer trimestre, para realizar el procedimiento es necesario dilatar el cuello uterino ya que el feto es más grande. Es probable que sea necesario un procedimiento de dos días donde se colocan medicamentos en la vagina, o se inserta un palillo delgado derivado de algas marinas en el cuello uterino para suavizarlo y dilatarlo gradualmente a lo largo de la noche. El día del procedimiento, es probable que el médico necesite abrir más el cuello uterino utilizando varillas de metal. Esto generalmente es doloroso así que generalmente se utiliza anestesia local o general. A continuación, el médico inserta un tubo plástico en el útero y luego aplica succión. Comúnmente se utilizan máquinas de succión eléctricas o manuales. Las aspiradoras manuales al vacío (MVA, por sus siglas en inglés) son cada vez más populares en los EE.UU. Esta succión extrae el cuerpo del feto del útero. También es probable que el médico use una herramienta con forma de bucle llamada cureta que raspa el feto y las partes fetales para extraerlas. (Es posible que el médico se refiera al feto y a las partes fetales como los “productos de la concepción.”)[1, 2, 3, 4]

Dilatación y Evacuación (D&E): Entre las semanas 13 y 24 después del último período menstrual
Este aborto quirúrgico se realiza durante el segundo trimestre de embarazo. En este procedimiento, el cuello uterino se debe abrir más que en el primer trimestre porque el feto es más grande. Esto se hace uno o dos días antes del aborto mediante la inserción de una cantidad de palillos delgados derivados de algas marinas en el cuello uterino. A veces, se utilizan medicamentos por vía oral o vaginal para ablandar aún más el cuello uterino. El día del procedimiento, después de administrar la anestesia (local o general), el cuello del útero se abre aún más usando varillas de metal. Hasta las 16 semanas de gestación aproximadamente, el procedimiento comienza con la inserción de un tubo plástico en la abertura cervical y se aplica succión. La succión extrae del útero el cuerpo del feto, y cualquier parte fetal que queda adentro se extrae con una herramienta de sujeción (fórceps). También es probable que se utilice una herramienta punzante (llamada cureta) para extraer cualquier tejido restante.

Después de las 16 semanas, gran parte del procedimiento se realiza con fórceps para extraer las partes fetales por la abertura cervical. El médico lleva un control de las partes que se han extraído para no dejar nada adentro y provocar una posible infección. Por último, se utiliza una cureta o succionadora para extraer cualquier tejido restante o coágulo de sangre y asegurarse de que el útero quede vacío.[5, 6, 7]

Dilatación y Evacuación (D & E) Después de una Viabilidad Potencial: alrededor de 24 semanas y más
Cuando el aborto se realiza en un momento en que es posible un nacimiento vivo, se administran inyecciones para causar la muerte del feto. Esto se hace para cumplir con la ley federal que exige que el feto esté muerto antes de extraerlo completamente del cuerpo de su madre. Los medicamentos (digoxina y cloruro de potasio) se inyectan en el líquido amniótico, en el cordón umbilical o bien directamente al corazón del feto. El resto del procedimiento es el mismo que se describe más arriba.

También se puede utilizar una técnica alternativa denominada “D y E intactas.” La meta de este procedimiento es extraer el feto en una sola pieza con el fin de reducir el riesgo de dejar partes que puedan causar infección en el útero, entre otras cosas. Este procedimiento requiere que el cuello uterino se abra aún más al insertar palillos derivados de algas marinas dos o más días antes del aborto. A menudo es necesario aplastar el cráneo del feto para extraerlo ya que es difícil dilatar el cuello uterino lo suficiente como para sacar la cabeza intacta.[8, 9, 10]

Aborto por Medicación RU486, Mifepristona (Píldora del Aborto)
Este medicamento es el único aprobado por la Administración de Fármacos y Alimentos para su uso en mujeres hasta el día 49 después de su último período menstrual. No obstante, comúnmente se usa “fuera de lo indicado” hasta 63 días después. Este procedimiento generalmente requiere tres visitas al consultorio médico. Durante le primera visita, a la mujer le da píldoras para causar la muerte del feto. Dos días después, si el aborto no se produjo en forma espontánea, se le da un segundo medicamento (misoprostol) para lograrlo. De una a dos semanas después, se realiza una evaluación para determinar si el procedimiento se ha completado.[11, 12]

RU486 no actuará en caso de embarazo ectópico. Esta condición es potencialmente un riesgo para la vida ya que el embrión se aloja afuera del útero, generalmente en la trompa de Falopio.[13, 14]

Si un embarazo ectópico no se diagnostica en forma temprana, la trompa puede explotar, causando hemorragias internas y en algunos casos, la muerte de la mujer.

Métodos Médicos para el Aborto Inducido en el Segundo Trimestre
Esta técnica involucra la terminación del embarazo mediante la estimulación de contracciones similares a las del trabajo de parto que causen la eventual expulsión del feto y la placenta del útero. Al igual que el parto a término, este procedimiento generalmente lleva entre 10 y 24 horas de trabajo de parto en la sala de parto del hospital. Se inyecta digoxina o cloruro de potasio en el líquido amniótico o cordón umbilical, o en el corazón del feto antes del procedimiento a fin de evitar el parto con un feto vivo. Es probable que el cuello uterino se ablande ya sea con el uso de palillos derivados de algas marinas o medicamentos al comienzo del procedimiento. Para terminar un embarazo en el segundo trimestre se utilizan varias combinaciones de mifepristona por vía oral y misoprostol por vía oral o vaginal como medicamentos de opción. Estos medicamentos hacen que el embarazo se desprenda del útero y que el útero se contraiga y expulse el feto y la placenta, en la mayoría de los casos. A lo largo del procedimiento, es probable que la paciente reciba medicamentos para el dolor por vía oral o intravenosa. Ocasionalmente, es necesario un raspaje del útero para extraer la placenta. Entre las complicaciones potenciales se incluye la hemorragia y la necesidad de una transfusión de sangre, placenta retenida y ruptura uterina. Se desconoce el riesgo absoluto de la ruptura uterina.[15]

Considera los Riesgos Inmediatos del Aborto Inducido
Riesgos Físicos

El aborto conlleva el riesgo de complicaciones importantes, tales como hemorragias, infecciones y daños a los órganos. Las complicaciones médicas más graves no son frecuentes en los abortos tempranos, pero aumentan con los abortos en etapas más avanzadas [16, 17]. La información completa sobre los riesgos asociados con el aborto está limitada ya que no se reporta bien y escasea la documentación escrita que vincule los abortos con las complicaciones. La información disponible documenta los siguientes riesgos.

HEMORRAGIAS

Un poco de sangrado después de un aborto es normal. No obstante, si el cuello uterino se desgarra o el útero se perfora, existe un riesgo de sangrado severo conocido como hemorragia.[18, 19, 20] Cuando esto sucede, es probable que sea necesario realizar una transfusión sanguínea. El sangrado severo también es un riesgo con el uso de la píldora del aborto: una de cada 100 mujeres tiene que someterse a cirugía para detener el sangrado.[21]

INFECCIONES

La infección se puede desarrollar debido a la inserción de instrumentos médicos en el útero, o bien debido a que quedan partes del feto en el útero por error (conocido como aborto incompleto). Esto puede causar sangrado y una infección pélvica que requiere el uso de antibióticos y un segundo aborto para vaciar completamente el útero.[22, 23] La infección puede hacer que se formen cicatrices en los órganos pélvicos.[24, 25] El uso de la píldora del aborto ha causado la muerte de una gran cantidad de mujeres debido a sepsis (infección total del cuerpo).[26, 27]

DAÑO A LOS ÓRGANOS

El cuello uterino o el útero pueden sufrir cortes, desgarros o daños debido al uso de instrumentos durante el aborto. Esto puede provocar el sangrado excesivo que requiere reparación quirúrgica.[28] Las curetas y otros instrumentos que se utilizan durante un aborto pueden formar cicatrices permanentes en el revestimiento uterino.[29] El riesgo de este tipo de complicaciones aumenta cuanto más avanzado esté el embarazo. Si surgen complicaciones, es probable que sea necesario recurrir a una cirugía mayor, lo que incluye la extracción del útero (conocido como histerectomía).[30] Si el útero se perfora o se desgarra, también existe el riesgo de que se dañen órganos cercanos, como los intestinos y la vesícula.[31]

MUERTE

En casos extremos, las complicaciones de un aborto (sangrado excesivo, infecciones, daños a los órganos debido a un útero perforado, y reacciones adversas a la anestesia) pueden conducir a la muerte.[32, 33] Esta complicación no es usual.

Considera los Riesgos a Largo Plazo del Aborto Inducido
Descubrir los verdaderos riesgos del aborto puede ser difícil. Aún así, las mujeres deben tomar decisiones informadas antes de someterse a un procedimiento o de tomar medicamentos que podrían producir efectos permanentes sobre la salud. Considera lo siguiente antes de tomar una decisión:

Aborto y Parto Prematuro
Las mujeres que pasan por uno o más abortos inducidos corren un mayor riesgo de tener partos prematuros en el futuro. El parto prematuro está asociado con altos índices de parálisis cerebral, así como también otras complicaciones del bebé que nace prematuro (cerebrales, respiratorias, intestinales y oculares). [34, 35, 36, 37]

Aborto y Cáncer de Mama
Los expertos médicos continúan debatiendo la relación entre el aborto y el cáncer de mama. ¿Sabías que llevar un embarazo a término te brinda cierta protección contra el cáncer de mama? Terminar un embarazo resulta en la pérdida de dicha protección.[38, 39]

A pesar de la controversia que gira en torno a este tema, es importante que las mujeres sepan lo que algunos expertos dicen: una cantidad de estudios confiables han demostrado una conexión entre el aborto y el posterior desarrollo del cáncer de mama.[40, 41, 42, 43, 44, 45]

Para obtener más información relacionada con este riesgo potencial, comunícate con Option Line.

Impacto Emocional y Psicológico
Después de un aborto, muchas mujeres experimentan un alivio inicial. La crisis percibida terminó y la vida vuelve a la normalidad. Sin embargo, para muchas mujeres la crisis no terminó. Meses, e incluso años después, surgen problemas importantes. Hay evidencias que demuestran que el aborto está asociado con un decaimiento de la salud física y emocional, a largo plazo.[46] Muchos estudios han demostrado que el aborto está asociado a:

•Depresión clínica [47, 48, 49]
•Abuso de drogas y alcohol [50, 51]
•Trastorno por estrés postraumático [52, 53]
•Suicidio [54, 55, 56, 57, 58]
Las mujeres que se han hecho un aborto pueden desarrollar los siguientes síntomas:

•Culpa, angustia, enojo, ansiedad, depresión, pensamientos suicidas
•Dificultades para establecer lazos con la pareja o los hijos
•Trastornos alimenticios
Si tú o alguien que conoces está experimentando estos síntomas, los centros de atención a embarazadas ofrecen grupos de apoyo confidencial y humanitario creados para ayudar a las mujeres a superar estos sentimientos. No estás sola.

Consecuencias Espirituales
Las personas tienen distintos conceptos de Dios. Cualquiera sea tu creencia religiosa, el aborto tiene un aspecto espiritual que merece ser tenido en cuenta. Los consejeros calificados de Option Line están aquí para hablar contigo acerca de cualquier inquietud que tengas.


Crianza
Decidir continuar con tu embarazo y ser madre puede ser desafiante. Con el apoyo de personas comprensivas, clases para padres y otros recursos, muchas mujeres encuentran la ayuda que necesitan para tomar esta decisión. El centro de atención a embarazadas de tu zona ofrece servicios gratuitos diseñados para ayudarte en la decisión de ser madre.


Adopción
Cada año más de 50,000 mujeres estadounidenses, motivadas por el amor, colocan a sus hijos en un hogar de adopción. Esta decisión a menudo la toman mujeres que primero pensaron que el aborto era su única salida. La adopción puede ser una opción afectuosa para la madre biológica, el bebé y la familia adoptiva. Muchos centros de atención a embarazadas locales ofrecen servicios gratuitos de apoyo para la adopción.

Nota: Option Line y nuestra red de centros de atención a embarazadas participantes brindan asesoramiento e información adecuada sobre todas las opciones ante un embarazo. No obstante, dichos centros no ofrecen ni remiten a servicios de aborto. La información presentada en este sitio web tiene fines educativos únicamente y no deberá utilizarse como sustituto de asesoría médica o profesional.


REFERENCIAS
1. Paul M, Lichtenberg E S, Borgatta L, Grimes DA, Stubblefield PG, Creinin MD, Management of Unintended and Abnormal Pregnancy, Comprehensive Abortion Care [El manejo de un embarazo anormal y no planificado, atención completa del aborto]; 2009 Wiley-Blackwell.

2. Induced Abortion. ACOG Patient Education Pamphlet, American College of Obstetricians and Gynecologists. June 2007 [Aborto inducido. Panfleto para la educación de pacientes del Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos. Junio de 2007]

3. Rock J, Thompson J. TeLinde’s Operative Gynecology, 8th edition, Lippincott-Raven, 1997.

4. Stenchever M, et al. Comprehensive Gynecology, 4th edition, Mosby, Inc., 2001.

5. Paul M, Lichtenberg Management of Unintended and Abnormal Pregnancy, Comprehensive Abortion Care [El manejo de un embarazo anormal y no planificado, atención completa del aborto].

6. Fox MC, et al. Cervical Preparation for Second Trimester Surgical Abortion Prior to 20 Weeks. Contraception 2007 [Preparación cervical para un aborto quirúrgico durante el segundo trimestre antes de las 20 semanas. Anticoncepción 2007]; 76(6):486-95

7. Rock J, Thompson J. TeLinde’s Operative Gynecology

8. Paul M, Lichtenberg Management of Unintended and Abnormal Pregnancy, Comprehensive Abortion Care [El manejo de un embarazo anormal y no planificado, atención completa del aborto].

9. Boulder Abortion Clinic, P.C.; http:www.drhern.com/medicalprocedures.asp; (Accedido el 16 de junio de 2008)

10. Pasquini L, et al. Intracardiac injection of potassium chloride as method for feticide: experience from a single UK tertiary centre [Inyección intracardíaca de cloruro de potasio como método feticida: experimento de un centro terciario en el Reino Unido]. British Journal of Obstetrics & Gynecology 2008; 115(4):528-31.

11. Mifeprex (mifepristone) Information [Información sobre Mifeprex (mifepristona)]. Centre for Drug Evaluación and Research, U.S. Food and Drug Administration, http://www.fda.gov/cder/drug/infopage/mifepristone/ (Accedido el 16 de junio de 2008).

12. Prospecto de Mifeprex (etiqueta aprobada por la Administración de Fármacos y Alimentos de los EE.UU.), Julio de 2005.

13. Gary M, Harrison D. Analysis of severe adverse events related to the use of Mifepristone as an abortifacient. The Annals of Pharmacology 2006 [Análisis de eventos adversos severos relacionados con el uso de Mifepristona como abortivo. Los Anales de la Farmacología 2006]; 40.

14. Medical Management of Abortion [Manejo médico del aborto]. ACOG Practice Bulletin No. 67. American College of Obstetricians and Gynecologists Octubre de 2005.

15. Paul M, Lichtenberg Management of Unintended and Abnormal Pregnancy, Comprehensive Abortion Care [El manejo de un embarazo anormal y no planificado, atención completa del aborto].

16. Medical Management of Abortion [Manejo médico del aborto]. ACOG Practice Bulletin No. 67

17. Katz Comprehensive Gynecology, 5th Edition, 2007 Mosby-Elsevier

18. Katz Comprehensive Gynecology, 5th Edition, 2007 Mosby-Elsevier

19. Rock, J and Thompson J; TeLinde’s Operative Gynecology, 1997; 8th edition Lippincott-Raven

20. Stenchever, et al. Comprehensive Gynecology. 2001, 4th edition, Mosby, Inc

21. Prospecto de Mifeprex, etiqueta aprobada por la Administración de Fármacos y Alimentos, julio de 2005.

22. Katz Comprehensive Gynecology, 5th Edition, 2007 Mosby-Elsevier

23. Stenchever, et al. Comprehensive Gynecology. 2001, 4th edition, Mosby, Inc

24. Boletín sobre Prácticas de la ACOG, Antibiotic Prophyllaxis for Gynecologic Procedures [Profilaxis antibiótica en Procedimientos Ginecológicos]; No. 74, julio de 2006

25. Dilatación y Legrado. Panfleto para la educación de pacientes del ACOG. American College of Obstetricians and Gynecologists Diciembre de 2005

26. Boletín sobre Prácticas del ACOG, Medical Management of Abortion [Manejo médico del aborto]; No. 67, octubre de 2005

27. Meich R. Pathophysiology of mifepristone-induced septic shock due to Clostridium sordellii [Fisiopatología del shock séptico inducido por mifepristona debido a Clostridium sordellii]. Ann Pharmacother 2005;39:xxxx. Publicado en línea, 26 de julio de 2005, www.theannals.com

28. Rock, J and Thompson J; TeLinde’s Operative Gynecology, 1997; 8th edition Lippincott-Raven.

29. Boletín para la educación de pacientes del ACOG, Dilatación y Legrado; Diciembre de 2005

30. Rock, J and Thompson J; TeLinde’s Operative Gynecology, 1997; 8th edition Lippincott-Raven.

31. Ibíd.

32. Ibíd.

33. Katz Comprehensive Gynecology, 5th Edition, 2007 Mosby-Elsevier

34. Rooney B, Calhoun B. Induced abortion and risk of later premature births [El aborto inducido y el riesgo de futuros partos prematuros]. Journal of American Physicians and Surgeons 2003; 8(2):46-49.

35. Ancel P, et al. History of induced abortion as a risk factor for preterm birth in European countries: results of the EUROPOP survey. Human Reproduction 2004 [Historia del aborto inducido como factor de riesgo para el parto prematuro en países europeos: resultados de la encuesta EUROPOP. Reproducción humana 2004]; 19 (3)734-760.

36. Behrman, R and Stith Butler A. Preterm Birth: Causes, Consequences, and Prevention 2006 [Nacimiento prematuro: Causas, consecuencias y prevención 2006]. Institute of Medicine of the National Academy of Science.

37. Swingle HM, et al. Abortion and the risk of subsequent preterm birth, a systematic review with meta-analyses [El aborto y el riesgo de nacimientos prematuros subsiguientes, una evaluación sistemática con meta-análisis]. J of Repro Med 2009 Feb; 54(2):95-108.

38. MacMahon, et al. Age at first birth and breast cancer risk [Edad del primer parto y el riesgo de contraer cáncer de mama]. Boletín informativo de la Organización Mundial de la Salud 1970. 43:209-221.

39. Trichopoulos, D, et al. Age at first birth and breast cancer risk [Edad del primer parto y el riesgo de contraer cáncer de mama]. Int J of Cancer 1983; 31:701-704.

40. Carroll, P. The breast cancer epidemic: modeling and forecasts based on abortion and other risk factors [La epidemia del cáncer de mama: modelos y pronósticos basados en abortos y otros factores de riesgo]. J of Am Physicians and Surgeons. 2007; Vol 12(3).

41. Daling, J, et al. Risk of breast cancer among young women: relationship to induced abortion [Riesgo de cáncer de mama entre mujeres jóvenes: su relación con el aborto inducido]. J of the Natl Cancer Institute, Noviembre de 1994; Vol 86(21).

42. Dolle J; Daling J; White E; Brinton L, et al. Risk factors for triple-negative breast cancer in women under the age of 45 years [Factores de riesgo para el cáncer de mama triple negativo en mujeres menores de 45 años de edad]. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2009 Abr; 18(4):1157-66.

43. Hsieh C-c, et al. Delivery of premature newborns and maternal breast-cancer risk [Nacimientos prematuros y el riesgo de contraer cáncer de mama materno]. Lancet. 1999; 353-1239.

44. Melbye M., et al. Preterm delivery and risk of breast cancer [Parto prematuro y el riesgo de contraer cáncer de mama]. British J of Cancer. 1999; 80:609-613.

45. Brind, J. Induced abortion as an independent risk factor for breast cancer: a comprehensive review and meta-analysis [El aborto inducido como factor de riesgo independiente del cáncer de mama: evaluación integral y meta-análisis]. J of Epidemiology and Community Health. 1996; 50:481-496.

46. Thorp JM, Shadigian E, et al. Long term physical and psychological health consequences of induced abortion: review of the evidence [Consecuencias a largo plazo del aborto inducido sobre la salud física y psicológica : evaluación de la evidencia]. Encuesta obstétrica y ginecológica; 2003; 58(1):67-79.

47. Templeton S-K, “Royal College Warns Abortion Can Lead to Mental Illness” [Royal College advierte que el aborto puede provocar enfermedades mentales] The Sunday Times, 16 de marzo de 2008, http://www.timesonline.co.uk/tol/life_and_style/health/article3559486.ece (Accedido el 16 de junio de 2008); “Position Statement on Women’s Mental Health in Relation to Induced Abortion [Posición de la salud mental de las mujeres en relación con el aborto inducido]” 14 de marzo de 2008, Royal College of Psychiatrists, http://www.rcpsych.ac.uk/members/currentissues/mentalhealthandabortion.aspx (Accedido el 16 de junio de 2008).

48. Cougle JR, et al. Depression associated with abortion and childbirth: a long-term analysis of the NLSY cohort [Depresión asociada con el aborto y el parto: un análisis a largo plazo de la cohorte de la Encuesta Longitudinal Nacional de Jóvenes, NLSY por sus siglas en inglés]. Med Science Monitor 2003; 9(4):105-112.d

49. Fergusson DM, et al. Abortion in young women and subsequent mental health [El aborto en mujeres jóvenes y la posterior salud mental]. J of Child Psychology and Psychiatry 2006; 47(1):16-24.

50. Coleman P, Reardon D, Rue V. Prior history of induced abortion in relation to substance use during subsequent pregnancies carried to term [Historia anterior de abortos inducidos en relación con el consumo de sustancias durante embarazos subsiguientes llevados a término]. Am J of Obstetrics and Gynecology. 2002; 187:1673-78.

51. Coleman PK, et al. Predictors and correlates of abortion in the fragile families and well-being study: paternal behavior, substance use, and partner violence [Estudio de indicadores y correlatos del aborto en familias frágiles y el bienestar: conducta paterna, abuso de sustancias y violencia doméstica]. Int J Ment Health Addiction 2008.

52. Thorp JM, Shadigian E, et al. Long term physical and psychological health consequences of induced abortion: review of the evidence [Consecuencias a largo plazo del aborto inducido sobre la salud física y psicológica: evaluación de la evidencia].

53. Rue VM, et al. Induced abortion and traumatic stress: a preliminary comparison of American and Russian women [El aborto inducido y el estrés traumático: una comparación preliminar de las mujeres estadounidenses y rusas]. Medical Science Monitor 2004; 10:5-16.

54. DM, et al. Reactions to abortion and subsequent mental health [Reacciones al aborto y posterior salud mental]. Brit J Psych 2009;

55. Yang C-Y. Association between parity and risk of suicide among parous women [Relación entre cantidad de partos y riesgo de suicidio entre mujeres que han parido]. Can Med Assoc J Abril de 2010; 182; 569-572.

56. Reardon DC, Shuping MW, et al. Deaths associated with abortion compared to childbirth: a review of old and new data and the medical and legal implications [Muertes asociadas con el aborto comparadas con el nacimiento: una evaluación de datos antiguos y nuevos, y las implicaciones médicas y legales]. J of Contemporary Health Law and Policy; 2004; 20(2):279-327

57. Gissler M, et al. Suicides after pregnancy in Finland [Suicidios después del embarazo en Finlandia]: 1987-1994: register linkage study. British Medical Journal 1996; 313:1431-4.d

58. Shadigian EM et al. Pregnancy-associated death: a qualitative systematic review of homicide and suicide [Muerte asociada con el embarazo: una evaluación sistemática y cualitativa del homicidio y el suicidio]. Obstetrical and Gynecological Survey 2005; 60(3):183